Cómo la Experiencia en Operaciones Conduce a un Mejor Diseño de Plantas

Mientras nos preparamos para comenzar nuestra decimoquinta temporada de operaciones en la mina de Raglan, décimo año de funcionamiento en China y Colorado, nos tomamos un tiempo para reflexionar sobre nuestra activa participación continua en la operación y mantenimiento de plantas, y lo qué significa para nosotros y finalmente para nuestros clientes.

En la última década y media, hemos diseñado y puesto en marcha 18 plantas industriales de tratamiento de agua en sitios mineros de todo el mundo y actualmente estamos operando seis de ellas, a la vez que brindamos soporte técnico continuo a otros. Debido a que diseñamos y operamos plantas de tratamiento de agua, nuestros ingenieros desarrollan proyectos desde el diseño conceptual hasta la construcción, operación y optimización continua de las plantas. Al estar involucrados en las operaciones diarias de la planta, nuestros ingenieros tienen la ventaja de tener una visión práctica de cómo funcionan cada uno de los equipos en la realidad y con el tiempo, cual es la mejor forma de automatizar los procesos, donde pueden surgir problemas y cómo mitigarlos.

También contamos con un equipo dedicado de operadores y gerentes de planta, responsables de garantizar que las operaciones cumplan con los objetivos establecidos para cada sitio. Saben lo que funciona bien, lo que podría ser mejor y lo que no. El conocimiento adquirido por nuestros ingenieros operando plantas y la retroalimentación de nuestro equipo de operaciones es recopilado y luego aplicado de forma colectiva a nuestros diseños futuros de plantas de tratamiento de agua.

¿Porque es importante esto? Sostenemos la firme opinión de que el diseño es mejor cuando está informado desde una perspectiva de «usuario». Aquí hay algunos ejemplos de cómo esto se traduce en un mejor diseño de la planta.

Seguridad
Las plantas de tratamiento de agua son instalaciones industriales y tenemos la obligación de garantizar la seguridad de nuestros operadores, las comunidades donde se encuentran ubicadas y el medio ambiente. La operación nos permite identificar problemas que pueden no ser obvios durante la puesta en marcha de la planta, pero que se vuelven una preocupación a lo largo de los años. Un ejemplo es la ubicación de las válvulas manuales que se usan con poca frecuencia. Las plantas bien diseñadas ubicarán las válvulas en lugares que eliminen la necesidad de que los operadores trabajen en altura, la cual les exige usar un arnés u otro equipo adicional de protección personal. Otro ejemplo es el diseño de entradas a espacios confinados para facilitar el mantenimiento de la planta o un arreglo general de equipos (“layout”) que minimice el movimiento de operadores y equipos móviles para reducir los riesgos de incidentes asociados.

Costo Capital
Saber qué es lo que funciona, y durante la vida de la mina, permite a nuestros ingenieros establecer los verdaderos requisitos para que una planta de tratamiento cumpla con los objetivos del proyecto de forma segura y rentable. Esto nos permite evitar el «sobredimensionamiento» de la planta y las contingencias innecesarias que conducen a sobrecostos de capital. Como ejemplo, nuestra experiencia en el diseño y operación de sistemas de precipitación con sulfuro y del proceso SART significa que podemos diseñar una planta SART con un costo de capital tres veces más bajo que aquellos diseñados por empresas que nunca han operado una planta1.

Operatividad y Costo de Operación
Dos consideraciones clave para cualquier operación son los requisitos de personal y la capacidad de lograr una alta disponibilidad de planta. Tener una comprensión de primera mano de las tareas que los operadores deben realizar y los pasos a seguir significa que podemos diseñar plantas donde las tareas son más fáciles de realizar, toman menos tiempo y exigen menos esfuerzo físico. También sabemos cuándo es posible automatizar para minimizar los requisitos de recursos humanos sin afectar negativamente el rendimiento de la planta. La automatización inteligente basada en la experiencia operativa real es clave para lograr y mantener una alta disponibilidad de planta. Lo que nos hace únicos es que los ingenieros que desarrollan los programas de automatización de planta y diseñan la interfaz hombre-máquina (HMI) son los mismos ingenieros que diseñan el proceso de tratamiento y capacitan a los operadores de la planta. Esto ayuda a acortar los tiempos de comisionamiento y la posterior puesta en marcha hasta la operación a plena capacidad, lo que se puede traducir en ahorros significativos y beneficios generales del proyecto.

Optimización de Procesos
El know-how obtenido al diseñar y operar las plantas también nos capacita para optimizar las plantas de tratamiento de agua existentes, independientemente de la tecnología, para reducir los costos y mejorar el rendimiento de la planta. En próximas publicaciones del blog ahondaremos en la optimización de plantas con más detalle con “casos de estudio” en los que BQE Water pudo mejorar el rendimiento de la planta sólo con cambios menores en la planta.

Nuestros ingenieros y operadores tienen experiencia en una amplia gama de diseño de procesos y operación de plantas industriales de tratamiento de aguas. Es esta experiencia directa la que nos permite mejorar los proyectos de extracción de metales tanto para consideraciones ambientales como económicas.

Escrito por
Alain Consigny, PEng

 

1Kratochvil, David. “Implementing SART at a Complex Gold Project in Mexico.” The Society for Mining, Metallurgy & Exploration Annual Conference, 28 February 2018, Minneapolis. USA. Presentación de la conferencia.